• Oscalo

¿De dónde viene el éxito del vino mexicano?




Desde hace dos décadas el vino en México ha tenido un crecimiento exponencial comparado con su historial en el pasado. Mucho se debe a proyectos familiares y a empresarios que han visto en el campo mexicano una oportunidad para brillar en el mundo vitivinícola.


Aunado a estos emprendimientos, también han colaborado gobiernos estatales de diferentes partes del territorio que buscan la creación de nuevas fuentes de empleo, nuevos destinos turísticos y mayor captación de personas hacía sus respectivos estados que antes no brindaban tantas oportunidades.


Todo este "boom" por el vino no se habría dado de no ser por 2 factores importantes:

Gente capaz de transformar un racimo de uvas en una bella obra de arte bebible y por otro lado, si el clima de la región no propiciará excelentes condiciones para el crecimiento de la vid.

Ambas cosas (y algunas otras tras bambalinas) han logrado el resurgimiento del vino mexicano.


Si bien es cierto que el mexicano por si solo no tiene la costumbre de beber vino, es un comportamiento que el consumidor ha ido cambiando lentamente con el pasar de los años. Una cultura del vino que se ha propagado por niveles socioeconómicos y círculos sociales que antes no se veía con tanta frecuencia.

Por ejemplo, el vino estaba reservado a hombres de negocios que buscaban cerrar algún contrato empresarial con sus clientes o para hombres mayores de edad que encontraban en el vino un escape a las presiones de la vida diaria.

Sin embargo, hoy en día encontramos que el consumo de vino en mujeres en edad adulta ha crecido a niveles nunca antes vistos posicionándose como el sector de mercado con mayor potencial para esta bebida. Jóvenes que sobrepasan la edad de 24 años también se han puesto en el mapa de consumidores habituales cuando se trata de compras de vino.


Por si esto no fuera suficiente, el vino mexicano ha ganado medallas en distintos concursos internacionales que solo ratifican su gran calidad, su increíble potencial de guarda y la enorme proyección de crecimiento que esta industria puede tener en el país.

El vino mexicano ha dejado de ser un mal estereotipo y ha renovado su imagen como una de las bebidas más deseables entre los expertos y conocedores del tema, así como entre la población que solo busca disfrutar de una buena copa.

¿Y tú, qué esperas para descorchar una botella?

4 visualizaciones0 comentarios